Huelga de HyM: la victoriosa huelga de los trabajadores

Huelga de HyM: la victoriosa huelga de los trabajadores

A partir del 30 de mayo de 2017, y durante 32 días de movilización activa, se desarrolló la huelga de los trabajadores afiliados al sindicato de H&M (Hennes & Mauritz). Pese a que la empresa de origen sueco, se luce con sus indicadores financieros y presenta al mundo sus millonarias utilidades, lo cierto es que en Chile, lugar donde tiene especial éxito, sus trabajadores denuncian una gran precarización laboral.

Las condiciones laborales

Según datos que circulan al interior de la empresa, sólo en la tienda ubicada en el Costanera Center, donde se recibe diariamente en promedio 15 mil personas, las ventas superan los 120 millones de pesos diarios. En tanto, los sueldos de los trabajadores oscilan de acuerdo a la cantidad de horas trabajadas, que pueden variar en contratos por 18, 30, 35, 40 y 45 horas semanales. Quienes trabajan 45 horas a la semana pueden ganar alrededor de 500 mil pesos, los cuales pueden constituirse en virtud de una serie de “bonos”, sin los cuales el sueldo mensual rodea tan sólo los 300 mil pesos líquidos. Estos bonos son arbitrariamente entregados a los trabajadores que cumplan con su totalidad de asistencia (basta con enfermarse de un resfrío en invierno para ver como el sueldo disminuye dramáticamente pese a contar con la debida licencia médica), puntualidad, y no hacer uso del feriado legal. Esto significa que la empresa “premia” a sus trabajadores que no se toman vacaciones de acuerdo a lo dispuesto por la normativa laboral vigente. Cabe destacar que esta modalidad de bonos ha resultado tremendamente conveniente para este tipo de empresas, dado que les permite evadir responsabilidades ligadas a las imposiciones previsionales. Los bonos resultan una ficción burocrática para no tener que imponer esos montos de acuerdo a lo que dispone la ley.

El petitorio de la huelga

El sindicato de trabajadores de H&M, constituido en el año 2013, cuenta actualmente con alrededor de 600 afiliados dentro de un universo total de trabajadores que  rodean las 1.000 personas. De todos los afiliados, por típicas trampas administrativas, 427 de ellos pudieron quedar en la nómina definitiva de la empresa y participar efectivamente de la huelga legal. El petitorio de ellos consistía básicamente en lo siguiente:

  • Reajuste del sueldo base sin ser condicionado a ningún tipo de amonestación.
  • Beneficios sociales.
  • Aumento del monto del bono de asistencia sin condiciones.
  • Aumento e igualdad en los aguinaldos (actualmente los trabajadores reciben aguinaldos que fluctúan entre los $1.500.- y $45.000.- pesos.
  • Derecho a disponer del feriado legal.
  • Igualdad de remuneraciones para todas y todos los trabajadores que cumpliendo las mismas funciones tienen sueldos diferentes.

La expansión de H&M

H&M es una cadena sueca de tienda de ropa con presencia, según datos oficiales de la empresa, en 64 países, sumando más de 4.200 tiendas propias. Sin embargo, la empresa no cuenta con ninguna fábrica propia, declarando ésta que cuenta con unos 800 proveedores. Por cierto, la mayoría de estos proveedores están en Asia. Cabe destacar que esta empresa es el segundo grupo textil más importante en facturación de Europa. La empresa declara tener aproximadamente 76.000 trabajadores alrededor del mundo. Claro que no lo dicen de esa forma, dicen que la empresa “da empleo a aproximadamente 76.000 personas.” Y nada se comenta de la producción de las prendas de vestir en Bangladesh ni de las precarias condiciones laborales de sus trabajadores en las tiendas. Tampoco profundizan sobre el trabajo infantil en Asia y África donde producen sus proveedores.

Mientras tanto, la expansión comercial sigue firme en Chile, y se ha anunciado la apertura de tres nuevas tiendas en Santiago centro, Los Dominicos y Barrio independencia, así como también la apertura en regiones con dos nuevas tiendas (Coquimbo y Concepción).

La reacción de la empresa frente a la Huelga y el despido de Raúl Morales: El nuevo juicio laboral de H&M  

Querellas, amenazas, amedrentamiento y mentiras fue una constante por parte de los representantes de la empresa durante el periodo de huelga. Y pese a que la empresa insistía en que no había plata para mejoras laborales, los recursos sobraban a la hora de sobornar a los trabajadores no sindicalizados.

Sin embargo, una noticia que llamó la atención fue la denuncia de Raúl Morales, trabajador no sindicalizado de H&M, que habría recibido una golpiza por parte de un guardia de la empresa y que habría sido posteriormente despedido por haber apoyado a los trabajadores en huelga mientras éstos se manifestaban en la tienda pacíficamente.

En conversación con Raúl, pudimos constatar que el despido es efectivo así como también la golpiza. También nos confirma que la situación se dio en el contexto de la huelga, pero que los motivos tienen que ver con otras razones (ver nota competa y documentos aquí).

La fuerza del sindicato

Tristemente para nuestra realidad local, lo que denuncian los trabajadores de H&M no es una situación única. Es la mayoría de los trabajadores en Chile quienes deben trabajar en condiciones adversas. Indicador claro de esta realidad son los datos publicados por la VIII Encuesta Laboral ENCLA (enero 2016), que da cuenta que la mitad de los trabajadores (de empresas privadas con 5 o más empleados) gana menos de 336 mil líquidos y que 2 de cada 3 trabajadores gana menos de 504 mil líquidos.

Sin embargo, lo interesante de la lucha de los trabajadores de H&M es que rompen con la pasividad. Según publicaron Gonzalo Durán (Economista Fundación SOL) y Recaredo Galvez (Administrador Público e Investigador Fundación SOL) en Sindicatos Pulverizados, Panorama Actual en Chile y Reflexiones para la transformación, “A la fecha, existen más de 11.400 organizaciones sindicales activas y la mitad de ellas tiene 40 o menos socios/as. Se trata además de organizaciones de corta vida, con graves dificultades para plantearse frente a la sociedad con fines de genuina transformación productiva, social y política.” Existe un gran y preocupante porcentaje de empresas de 10 o más trabajadores en donde nunca ha existido un sindicato.

Sin duda, la debilidad estructural del sindicalismo en Chile se encuentra determinantemente ligada tanto a la destrucción del tímido impulso industrial del pasado y a la introducción de todas las formas de descentralización productiva, a través del subcontrato, suministo de trabajadores y en general a la externalización de labores; así como a la ideología de consenso social que impera en el sindicalismo surgido de la transición, cuyos mayores exponentes son los sectores que han dirigido durante los últimos 27 años la CUT.

El término de conflicto

“Durante estos 32 días de paralización nos enfrentamos y acentuamos la dicotomía entre una industria de la moda textil líder a nivel mundial y la organización de las y los Trabajadores. Fuimos testigos palpables de la extensa lista de prácticas antisindicales – de los sobornos, de las persecuciones, de las grabaciones, de los comentarios para expandir el miedo, de los engaños para potenciar el descuelgue, de la desmedida e irracional fuerza policial que aplicaron en los ingresos de las tiendas- y de cómo la reforma de laboral favorece una vez más al poder económico.

A pesar de todas las dificultades que tuvimos que enfrentar como Trabajadoras y Trabajadores reflexionamos, considerando el contexto sindical nacional y como se han desarrollado otras luchas de Compañeros/as sindicalistas, que logramos salir airosos frente al empresario.” Así enuncia el último comunicado del sindicato de trabajadores donde se da a informar la finalización de la huelga y el triunfo del sindicato en su petitorio.

Respecto a esto, en lo concreto, en el acuerdo con la empresa se ha obtenido lo siguiente:

  1. Reajuste del sueldo base en un 4% más el traspaso del 50% del bono Contrato Colectivo a este.
  2. Reajuste de las asignaciones de movilización y colación de acuerdo al IPC anual.
  3. Aumento del aguinaldo de septiembre de $66.000 a $85.000; y el de diciembre aumentará de $60.000 a $110.000 para las y los trabajadores de 45 horas semanales -en proporción de la cuantía de horas establecidas en el contrato individual lo que va a proteger aquellos que tengan menos cantidad de horas de acuerdo a la jornada semanal.
  4. Incremento efectivo de un 71% en el bono de asistencia.
  5. Reajuste en los bonos de antigüedad un 21%
  6. Aumento del bono de vacaciones en un 50% y del pago al derecho de Sala Cuna de un monto de $190.000 a $290.000 y para aquellas/os que deseen un bono compensatorio para el cuidado del menor en el hogar un incremento de 33% en relación a lo establecido en el contrato colectivo anterior.
  7. Nuevos beneficios: el Bono por hijo/a, Bono por escolaridad, Caja de mercadería en diciembre, permiso pagado por la empresa en el día de cumpleaños del Trabajador/a, descuento del bono de asistencia a las y los trabajadores que hagan el uso de su feriado anual (vacaciones) solo en proporción a los días de descanso como también el bono de asistencia en cuanto a licencias médicas que no superen los 30 días, entre otros beneficios que vienen a darle más dignidad al trabajo y que logran reconocer parte de los derechos básicos de los trabajadores.

La huelga de H&M, anclada en el corazón del mayor centro comercial del país y monumento urbano del poder del capital nativo y transnacional, ha puesto en movimiento a los elementos jóvenes de la clase trabajadora, demostrando que la juventud está dispuesta a organizarse y a pelear por sus demandas no sólo desde los espacios estudiantiles, sino también desde el mundo sindical, defendiendo los valores que un día hicieron fuerte al sindicalismo en Chile: la democracia de los sindicatos, la unidad en la lucha y la conciencia de clase. Un mensaje fuerte y claro que, esta vez, los dueños del país no han podido ignorar.

Fotografía: Prensa Irreverente.

Related posts

Leave a Reply